miércoles, 17 de mayo de 2017

TENÍA MIS PIERNAS LLENAS DE VARICES Y UN DOCTOR ME DIJO QUE USARÁ ESTO.

Las piernas son los miembros más largos de nuestro cuerpo. No es necesario mencionar el uso que le damos a estas extremidades a lo largo de nuestra vida. Son muchas las personas que se sienten orgullosas de sus piernas y no dudan en lucirlas en cada oportunidad que surge. Hay otras en cambio que temen enseñarlas, no por su forma o su tamaño sino por la presencia de las terribles várices.

Esta dolencia se produce cuando las venas se inflaman y se retuercen. Además del dolor que provocan, las várices crean irregularidades en nuestra piel porque las venas al emerger se marcan en la zona afectada. El día de hoy te mostraremos dos tratamientos, extraídos de la medicina popular rusa, ideales para acabar con este problema. Aunque te cueste creerlo, para estos tratamientos solo necesitarás tomates.

Esta fruta le aporta al cuerpo humano una gran cantidad de beneficios. En sus semillas se encuentra una sustancia que posee propiedades similares a la aspirina. También posee flivoides, componente que fortalece las paredes de los vasos sanguíneos.

Loading...
PARA MAS INFORMACIÓN MIRA EL VIDEO

Además, el ácido presente en los tomates es anticoagulante, es decir, diluye la sangre e impide el estancamiento. Esa es la razón por la que pueden acabar con las várices de manera rápida e indolora.



    

TRATAMIENTOS CON TOMATES: UNA NUEVA FORMA DE UTILIZAR ESTA FRUTA EN TU BENEFICIO

Con tomates verdes

Toma el tomate, lávalo y córtalo en rodajas
Coloca los trozos previamente cortados en las zonas varicosas
Ajusta las rodajas con la ayuda de una venda limpia
Mantén los tomates en su sitio hasta que comiences a sentir un cosquilleo

Retira el tratamiento cuando sientas un ligero ardor
Lava la zona varicosa con abundante agua
Repite el procedimiento 5 veces al día

Con tomates rojos

Lava los tomates y córtalos en rodajas
Coloca los trozos que cortaste en las zonas afectadas
Mantenlos en su lugar, con ayuda de una venda limpia, durante al menos 3 horas

Remplaza los tomates cada hora
Retíralos una vez que transcurra el tiempo mencionado y lava las piernas con abundante agua
Realiza el procedimiento que prefieras y observa los resultados a los pocos días. Luce unas piernas sanas y hermosas sin gastar una fortuna.


Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario